lunes, 25 de enero de 2010

Crónica de mi primera Maratón.

Dorsal 237 Nombre - Carmelo Jesus HERNANDEZ VEGA Puesto - 150 Tiempo - 3:31:47 Ritmo - 5:02 Puesto/Cat - 42 Cat/Total - 110 Puesto/Sexo - 143 Sexo/Total - 448 5K 24:07 10K 48:08 15K 1:13:00 20K 1:37:47 21.1K 1:43:08 26.1K 2:08:40 31.1K 2:34:11 36.1K 2:59:53 41.1K 3:26:51
En el día previo a la carrera, de noche, combatía la tensa espera saliendo de casa con el mp3 intentando desconectar. Aunque era algo imposible. Por ello, aproveché para planificar mentalmente como sería mi carrera.
Ya en casa una cena como nunca, un plato grande y completo (mitad de arroz con pechuga de pollo y la otra mitad de pasta).
Me acosté bien temprano ya que me levantaría sobre las 05:00 de la mañana. A las 06:00 horas abría yo la cafetería, tomaba lo de siempre, no se podía arriesgar.
A las 08, llegábamos a Las Palmas, al baño de cabeza, los nervios me hacía expulsar por varios sitios. Al final controlé este tema y salí muy bien.
Los lógicos estiramientos previos, con un trote muy suave para ir directos al cajón nº 4.
Se daba la salida, las emociones eran intensas, después de tanto tiempo por fin llegaba mi momento. Antes los amigos nos deseábamos todo lo mejor, sabíamos el precio que habíamos pagado cada uno, el tiempo invertido.
Salí como tenía planeado con tranquilidad y sobre los 05:00 cerrado. Mi liebre de 03:30 estaba muy por delante de mí en la salida. No lo alcancé hasta el Km. 3. En este punto kilométrico también alcancé lo que no deseaba (la rodilla volvía con las suyas, la derecha). Por un momento largo el desánimo me invadía, llegaba con él las dudas, intranquilidad y sensaciones nada prometedoras.
Desde aquí, ya detrás de la liebre pegado como un piojo, no volvía a sentir ninguna molestia más en la rodilla. Al menos, hasta el Km. 14.
En este punto kilométrico, todo se venía abajo, las ganas, la fe, la esperanza ya que las molestias se convertían de repente en dolores.
El temido fantasma de la retirada se pasó fríamente por mi cabeza. Pensaba que era imposible que me estuviera pasando, habían sido tantas semanas de entrenamientos y tantas las ilusiones que me forzaban a pensar en la retirada.
Ni siquiera, me acercaba a la media. Entonces se impuso “la cabeza”, ésta me decía que tenía que seguir, que me olvidara de la liebre y que hiciera a partir de ese momento otra carrera, con otro planteamiento “forzado”.
Dejé que pasara la liebre y corría mientras detrás con mayor tranquilidad, sin los clásicos tropezones con corredores que iban pegados al culo de la liebre sin mirar nada más. Detrás corría más cómodo a un ritmo menor pero cómodo. Aún así, este ritmo no era inferior a los 05´ durante mucho tiempo, ya que pude comprobar mientras seguía a la liebre, que ésta corría por debajo de ese tiempo.
A dos Km. antes de pasar por la media, me vi obligado a parar medio minuto para ponerme cloretilo en un puesto de la Cruz Roja. Después pasaba por la media, creo recordar sobre 01:43´. La cabeza me acompañaba perfecta, no digo lo mismo de la rodilla.
Me seguía molestando por momentos. Me obligaba a correr en ritmos inferiores a lo que mi cuerpo me pedía y que también me podía permitirme. La zancada era corta para evitar el tirón en la rodilla, desde que alargaba el paso, tirón de nuevo. Así estuve muchos Km., comprobaba que podía resistir las molestias y que este maratón no se me podía escapar, se trataba de aguantar.
Para ello, el entrenamiento de 16 semanas era el adecuado, los entrenamientos se imponían, recordaba momentos duros de series, de ritmos exigentes, con agujetas. Aquí se trataba de mantener ese ritmo, acabar e intentar hacerlo por debajo de 03:30´.
Los tiempos me acompañaban, comprobaba que iba con un margen a mi favor de 2¨:30”.
De esta forma me mantendría, al menos hasta el Km. 38/39. A partir de aquí, perdería algo de tiempo que esperaba recuperar en los últimos metros o último Km. dándolo todo y más.
El cansancio físico (sobre todo la molestia en la rodilla) me vencía, no me dejaba hacer mi carrera, la que tenía estudiada, la que correspondía según el guión, en definitiva para la que había entrenado mucho y muy en serio.
Aguanté como pude hasta llegar al Km. 40. a partir de aquí, apreté paulatinamente y ya cuando cruzaba el cartel del último Km. ya la zancada era otra bien distinta. Me quité los cascos (los solté), quería escuchar a la gente, escuchar sus ánimos y aplausos.
Éstos me empujaban hacia delante de una forma increíble, ni que decir tengo que en los últimos 600 m. (como siempre, cerré los ojos, apreté los dientes y corrí como si fuesen los 100 m. lisos, dándolo todo, cómo si no llevara ningún Km. en las piernas (ya pondré el video de entrada a meta, tiene que ser…).
Ya tengo una maratón en mis piernas. Ha sido una pasada, cierto que duro, pero también increíble.
Lo conseguí, cruce la línea de meta que era mi objetivo y sobre el tiempo de entrada 03:31´:47” el oficial y (03:31´:17” el tiempo neto).
Aún así, dada las circunstancias que me acompañaron desde el comienzo, desde la última semana y a parir concretamente desde el Km. 3, es para estar muy contento, se que podía haber dado mucho más si hubiera existido otro guión, pero hay que aceptarlo, esto es así incluso podía haber sido mucho peor.
Luego estallido de felicidad, alguna que otra lagrima al abrazarme con mi quiromasajista y explicarle por el infierno que había pasado y sobre todo aguantado (ella pensaba que no había tenido problema alguno al verme a la velocidad que entraba en meta).
Mereció la pena, podría seguir contando muchísimo más, no es mi intención tampoco aburrirles ni cansarles.
Ahora toca colgar las fotos que me vayan llegando y el video de entrada a meta.
Gracias a todos por llegar hasta aquí.

15 comentarios:

Alexander Pérez dijo...

La leere mañana sin falta. Un saludo

Colegio Los Almendros Guaro dijo...

mañana la leo con detenimiento, acabo de llegar de currar y voy a despejarme viendo un partido de furbol de amigos... siento no haberte dado ánimos, pero este finde ha sido completito.. hospital por mi abuelo y por mi tío, ambos mal... pero bueno... ver cosas así me animan el día. aunque no tenga muchas ganas de escribir yo

Colegio Los Almendros Guaro dijo...

por cierto soy miguel desde la cuenta de mi cole, lo siento, pero estos despistes y que no he mirado mi blog...
cuidate amigo

Ricardo Cabrera Cosano dijo...

Enhorabuena, MARATONIANO... Yo espero serlo en breve, y me encanta leer este tipo de crónicas, de verdad, cuenta detalles paara los novatos.

Esa marca y con esos dolores es un marcón, felicidades.

Un abrazo.

More dijo...

Enhorabuena Carmelo,Ya eres MARATONIANO y el tiempo esta fenomenal pese a las molestias de la puñetera rodilla.

Despues de esas 16 semanas,de sacrifio y entrega,has recogido los frutos y es para sentirte orgulloso.

Un abrazo campeon.

Gonzalo Quintana dijo...

Enhorabuena campeón, te has sobrepuesto a esa rodilla. Tuvo que ser duro. Ahora cuídatela bien. Recuerda que no importa lo rápido o lento que vayas, cuando pasas por la línea de meta de una maratón tu vida ya ha cambiado para siempre.

carles aguilar dijo...

Bien...!! Uno de los auténticos retos del Maratón es sobreponerse al dolor y el cansancio... Y no es fácil.. Tú lo has conseguido en tu primer Maratón, por tanto sólo me queda FELICITARTE, en mayúsculas.. El Maratón hay que afrontarlo tal y como viene y creo que has sabido interpretarlo correctamente... Ahora saborea tu éxtio...!!

FRAN dijo...

bueno,no esta mal del todo,presentable.Al final,esperando por usted,tuve que dar otra vuelta(63km),para no aburrirme y coger frio.
Muchas felicidades amigo.

manuel binoy dijo...

Muchas felicidades, Carmelo; ya has corrido una maratón y además lo has hecho con un tiempo excelente y con mucha inteligencia, sabiendo aflojar en el momento preciso y sobreponiéndote al dolor; has un buen tiempo, no lo dudes; acabar con la sensación de que podías haber hecho más es una buena señal; repito, mi más sincera enhorabuena; ahoraa descansar, a tratar esa rodilla y a disrutar de lo que has conseguido.

RA dijo...

Enhorabuena por el primero de otros muchos, por la marca, por saberlo hacer sufriendo y dándolo todo al final como los campeones. Disfrútalo muuuuuuucho que te lo has currado, tres treintaañero.

Manuel Robaina dijo...

Fue un placer conocerte por fín personalmente Carmelo.

El esfuerzo que has hecho para aguantar las molestias le dan aún más valor a la carrera. Ya puedes decir que eres maratoniano y con un marcón en tu primera maratón.

Ahora a disfrutar del logro y cuidar esa rodilla que quedan muchos kilómetros por correr.
Un fuerte abrazo campeón

Jesus Jimenez dijo...

Enhorabuena por ese carreron que te has pegado, ya has vivido una experiencia reservada solo a unos pocos, los mas fuertes, los mas disciplinados y constantes en sus entrenamientos, los que tienen una voluntad de hierro, los que son capaces de hacer de tripas corazon y seguir luchando a pesar del dolor.

Un saludo y que te recuperes muy pronto Maratoniano.

julio salas dijo...

Enhorabuena amigo por la Maraton!!! Sin todo ese esfuerzo y constancia en el entrenamiento de tantos dias no lo hubieras conseguido!!! te felicito y esa sensación de ser maratoniano no te la quita nadie!!! un saludo

Alexander Pérez dijo...

Enhorabuena Carmelo, estaba completamente convencido de que la terminarías, no como dices tú la quisieras haber acabado pero ya la tienes. Adaptaste muy bien el guión y lo que tu pensabas iba acabar de una forma y al final acabo de otra pero la terminaste y encima con lo de la rodilla aún tiene más mérito, para mí fue más que un final feliz. La verdad que la preparación de muchas semanas se puede venir al traste ya no digo en unos kilómetros sino en apenas unos metros de una carrera. Eres un luchador y al final los luchadores ganan. Como se suele decir ahora sí que estas doctorado en esto del running tras terminar una Maratón. Ojala yo en unos años corriera y terminara una, por ejemplo la de nueva York, sería la leche, y que varios canarios de diferentes islas la corrieran juntos ¿no crees? Las fotografías están muy guapas, a ver si cuelgas el vídeo que comentas, será una gozada verte cruzar la meta. Muchas, muchas felicidades compañero, eres un campeón.

Carmelo dijo...

De todo corazón, muchas gracias por vuestras palabras, comentarios. Se agradece entrar y encontrarse con todos estos comentarios de amigos, de verdad que es muy bonito leer estas cosas que te hacen ver lo que has conseguido y lo bonito que ha sido todo. Desde que reciba el video por supuesto que lo cuelgo para todos ustedes. Gracias amigos!