domingo, 20 de enero de 2013

No pudo ser...!

No pude terminar, esta vez sufrí un dolor de las paredes del estómago cuando estaba por el Km 25. Lo grande del deporte es que te enseña a saborear cuando se obtiene buenos resultados y a aprender a levantarte cuando caes.
Esta vez supe digerir mejor el tener que retirarme que la primera que vez que tuve que hacerlo (siempre jode) no lo puedo negar pero hay que valorar lo que hicistes bien y anotar aquello que no hicistes bien y sobre todo tener muy en cuenta aquello que consideras fundamental para evitarlo.
Al llegar a casa, desde que pude anoté todas esas cuestiones y haré todo lo posible para mejorar lo que se pueda y no cometer los errores que haya podido cometer.
Ahora toca mirar hacia adelante hay más carreras, queda temporada por delante y otros proyectos.... el siguiente el Maratón de Roma... ( ahora toca trabajar de nuevo). Un saludo a todos/as.

Una pena lo llevaba muy bien pasé por el Km 21,195 en un tiempo aprox. 01:42´:18" / 04´:50"

4 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Carmelo, la maratón tiene estas cosas y no sabes por qué. Yo empecé a sufrir mucho desde el 25, cuando quedaba una eternidad para acabar. Manuel Robaina igual, conozco casos similares. Pasé cómodo la media (1:40:30), pero a partir del 25 a sufrir mucho mucho. No sé por qué pudo ser, quizás la humedad y sobre todo el viento que hacía por el muelle la segunda parte.

La maratón es así de grande, Carmelo. A por Roma

Carmelo dijo...

Toda la razón querido amigo, es lo grande que tiene este tipo de carreras, por eso estoy tan enganchado y así pretendo seguir. Por supuesto, ahora a por Roma, luego el Camino de Santiago en bici y luego otras maratones seguro. Un fuerte abrazo! (seguimos en contacto)

Manuel Robaina dijo...

Es lo malo y lo bueno del maratón, si no fuera tan imprevisible no nos gustaría tanto.

Por lo menos no empiezas con una paliza de 42km la preparación para Roma. Ya somos veteranos y creo que somos capaces de relativizar estas mejor que al principio.

Este maratón tiene algo que lo hace muy duro. Pero a cabezones no nos gana nadie :) Habrá que vengarse

RA dijo...

Que pena. Bueno, a seguir, no queda otra cosa. Me alegro ver que la segunda vez se lleva mejor, a mi me tocó dejar Mapoma hace dos años y lo pasé fatal, me acordaré de ti si algún día me pasa. Un abrazo y arriba ese ánimo, lo bonito de esto es entrenar y competir, siempre se gana porque disfrutamos con todo.